Privacidad: La ironía de las redes sociales

ImageEl día de hoy quiero hacer una crítica constructiva. A raíz de muchas noticias acerca de las políticas de privacidad de algunas redes sociales (léase el caso Instagram o los recientes cambios en las políticas de la privacidad de servicios como Facebook) vemos rondando por todos lados reacciones diversas: por un lado, existen voces muy críticas por parte de los usuarios a las empresas como Instagram, quien a raíz de un cambio en sus políticas de privacidad provocó un arranque de ira de los usuarios: un porcentaje significativo canceló sus cuentas, otros llenaron blogs y noticias con sus quejas al respecto, otros propagaron memes como los últimos salidos de Facebook en el que piden a diestra y siniestra a los amigos, contactos y demás que cambien sus preferencias de privacidad, en un ataque de histeria reclamando (irónicamente) su derecho a la privacidad e intimidad.

Y he aquí el punto a discutir: La mayoría de esos usuarios se dieron cuenta demasiado tarde de que las redes sociales y los servicios gratuitos (como en el que escribo este blog) no son hermanas de la caridad. Sorpresa, son un negocio. Un negocio que no cobra en dinero a sus usuarios, sino en especie (nuestros datos). No nos molestaba cuando ese peaje no lo notábamos, pero ahora vemos mensajes personalizados en nuestros buzones, vemos más publicidad, vemos cómo la maquinaria de la información ha sido echada a andar y entonces si, la privacidad ahora si nos duele e importa.

Y he aquí la importancia de lo que hemos escrito en este espacio desde hace tiempo: el desconocimiento combinado con nuestra negligencia por aprender ahora está teniendo su fruto: hoy empresas en todo el mundo lucran con nuestros datos. Nosotros se los dimos, sin más, sin leer las políticas de privacidad, le dimos “Aceptar” todas las veces que nos preguntaron si queríamos que nuestros datos fueran usados en sus servicios, les abrimos la puerta de nuestra vida con nuestras fotos, videos, indiscreciones… ¿realmente nos sorprende?

El fenómeno “Rockstar” que tanto afecta a los famosos ahora está en nuestro muro, nuestro correo y nuestras redes. Y déjenme decirles que no se irá pronto. La información que tu pones en la red se queda, durante muchos más años de lo que te gustaría admitir. De ahi la importancia de tener conciencia de lo que escribimos y de lo que publicamos. Y esa es la razón de este blog, ayudar a todos a entender que lo que hacemos nosotros y nuestros hijos en la red tiene consecuencias.

Hoy la invitación no es a cerrar nuestras redes sociales o entrar en el pánico y en las reclamaciones airadas a nuestros contactos para defender lo que no protegimos en un principio. La invitación es a ser responsables y a partir de hoy, ser cuidadosos y hacernos responsables de lo que colgamos. No defiendo a las empresas que en cierto sentido han actuado contra los intereses de sus usuarios, y obviamente esas empresas tendrán consecuencias en el largo plazo por sus prácticas, pero no nos sintamos sorprendidos porque no fuimos lo suficientemente cuidadosos al aceptar los servicios sólo porque no nos costaban dinero. Todo cuesta. Algunos lo aprendieron a la mala.

Espero sus comentarios y sugerencias.

Anuncios

No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: