Archive for the ‘Sin categoría’ Category

Privacidad: La ironía de las redes sociales

ImageEl día de hoy quiero hacer una crítica constructiva. A raíz de muchas noticias acerca de las políticas de privacidad de algunas redes sociales (léase el caso Instagram o los recientes cambios en las políticas de la privacidad de servicios como Facebook) vemos rondando por todos lados reacciones diversas: por un lado, existen voces muy críticas por parte de los usuarios a las empresas como Instagram, quien a raíz de un cambio en sus políticas de privacidad provocó un arranque de ira de los usuarios: un porcentaje significativo canceló sus cuentas, otros llenaron blogs y noticias con sus quejas al respecto, otros propagaron memes como los últimos salidos de Facebook en el que piden a diestra y siniestra a los amigos, contactos y demás que cambien sus preferencias de privacidad, en un ataque de histeria reclamando (irónicamente) su derecho a la privacidad e intimidad.

Y he aquí el punto a discutir: La mayoría de esos usuarios se dieron cuenta demasiado tarde de que las redes sociales y los servicios gratuitos (como en el que escribo este blog) no son hermanas de la caridad. Sorpresa, son un negocio. Un negocio que no cobra en dinero a sus usuarios, sino en especie (nuestros datos). No nos molestaba cuando ese peaje no lo notábamos, pero ahora vemos mensajes personalizados en nuestros buzones, vemos más publicidad, vemos cómo la maquinaria de la información ha sido echada a andar y entonces si, la privacidad ahora si nos duele e importa.

Y he aquí la importancia de lo que hemos escrito en este espacio desde hace tiempo: el desconocimiento combinado con nuestra negligencia por aprender ahora está teniendo su fruto: hoy empresas en todo el mundo lucran con nuestros datos. Nosotros se los dimos, sin más, sin leer las políticas de privacidad, le dimos “Aceptar” todas las veces que nos preguntaron si queríamos que nuestros datos fueran usados en sus servicios, les abrimos la puerta de nuestra vida con nuestras fotos, videos, indiscreciones… ¿realmente nos sorprende?

El fenómeno “Rockstar” que tanto afecta a los famosos ahora está en nuestro muro, nuestro correo y nuestras redes. Y déjenme decirles que no se irá pronto. La información que tu pones en la red se queda, durante muchos más años de lo que te gustaría admitir. De ahi la importancia de tener conciencia de lo que escribimos y de lo que publicamos. Y esa es la razón de este blog, ayudar a todos a entender que lo que hacemos nosotros y nuestros hijos en la red tiene consecuencias.

Hoy la invitación no es a cerrar nuestras redes sociales o entrar en el pánico y en las reclamaciones airadas a nuestros contactos para defender lo que no protegimos en un principio. La invitación es a ser responsables y a partir de hoy, ser cuidadosos y hacernos responsables de lo que colgamos. No defiendo a las empresas que en cierto sentido han actuado contra los intereses de sus usuarios, y obviamente esas empresas tendrán consecuencias en el largo plazo por sus prácticas, pero no nos sintamos sorprendidos porque no fuimos lo suficientemente cuidadosos al aceptar los servicios sólo porque no nos costaban dinero. Todo cuesta. Algunos lo aprendieron a la mala.

Espero sus comentarios y sugerencias.

Cibercrimen: otra razón para aprender a usar la tecnología correctamente.

Image

Vivimos tiempos complicados en cuanto a seguridad física en nuestro país. Y la “vida virtual” no está exenta de esta realidad: México es el primer lugar en ciberdelincuencia, según un estudio reciente. Nuestra falta de formación en el uso de las tecnologías hace que seamos presa fácil del crimen en muchas formas.

Existen numerosas formas de estafas en la red de las que los delincuentes hacen uso, y muchas de ellas cuentan con nuestra ignorancia para ser efectivas. Quiero ennumerar algunas muy comunes para que podamos evitarlas en lo posible:

1. La estafa nigeriana (varios escenarios)

Esta estafa es de las más conocidas y tiene muchas variantes, pero la cosa es así normalmente: Uno recibe un mensaje (email, SMS o mensaje en el muro de red social) o llamada que nos indica que hemos ganado o alguien nos está regalando algo valioso (una fuerte suma de dinero, un automóvil, etc) y que para que podamos a acceder a tan inusual suerte, debemos dar a cambio una suma (en efectivo o depositando el dinero a una cuenta extranjera normalmente, o a través de compra de artículos como tarjetas telefónicas las cuales debemos proporcionar los números de activación). Una vez que la víctima cae y da el dinero o compra las tarjetas, los sujetos desaparecen. Actualmente las estafas siguen ocurriendo pese a que se ha hecho mucha difusión de este tipo de engaño. Aquí simplemente debemos colgar y eliminar cualquier mensaje o SMS recibido y JAMÁS proporcionar datos de contacto o familia, y obviamente, jamás dar dinero. Si es demasiado bueno para ser verdad, probablemente lo sea.

2. Extorsión telefónica o por mensaje

En este caso, usted recibe una llamada en la cual unos sujetos parecen golpear a alguien y hay gritos y confusión. Una voz aturdida dice “hola” y esperan que el interlocutor caiga diciendo el nombre de alguien que piense reconocer en la voz (¿Tío? ¿Jorge?). Una vez sabiendo esto el delincuente, empieza el acoso. Le dicen que su familiar fué secuestrado y que debe seguir las instrucciones para que su “pariente” siga vivo. Normalmente evitan que uno reaccione hablando muy rápido y evitando que uno busque comunicarse con el familiar en cuestión por otro medio diciendo que matarán al secuestrado si cuelga. Estas llamadas normalmente se hacen desde cárceles, penales o por celular. Si la víctima cae, los delincuentes tratarán de sacar toda la información posible de ella y sus familiares, y pasar de la intimidación virtual a la real.
La versión electrónica de esta estafa es menos común pero igualmente tratan de utilizar el pánico como arma: envían un SMS o un mensaje de texto a través de una red como whatsapp o mensajería, en la que tienen a un tal “Señor Pérez” (cambian el apellido para ver si atinan a que el usuario se apellide igual) y que si no habla en ese momento a un número que ellos proporcionan matarán a la víctima. Si uno se engancha y llama, empieza el mismo teatro.

Aquí la clave es mantener la calma. Colgar a la primera oportunidad y no contestar nuevamente ni el celular ni los mensajes. Denunciar al 088 o bien al número local de la policía y llamar inmediatamente a los familiares para saber que se encuentran bien y alertarlos de la situación. Si no podemos localizar al supuesto secuestrado debemos insistir hasta que sepamos que está a salvo.

3. Phishing o correo engañoso

El Phishing (derivado de fishing o pesca) es un correo manipulado de manera dolosa para llevarnos a una página donde el delincuente nos pide proporcionar datos personales (nombre, dirección, cuenta bancaria o tarjeta de crédito) normalmente presentado como de una entidad bancaria, un sitio que frecuentamos o del que somos clientes o bien de parte de entidades de gobierno. En México se estima que de cada 100 usuarios, 6 caen en la trampa. Este es un fraude más difícil de atajar a simple vista, ya que tenemos que ser observadores con el correo y sus links para saber si es real o fraudulento. Algunas pistas para identificar un correo phishing son:

  • Muchos vienen con faltas de ortografía y o sintaxis (los delincuentes pueden ser extranjeros y tal vez no hablan buen español o inglés y tienden a redactar mal palabras obvias)
  • Los logotipos se ven mordidos o malformados
  • La dirección que aparece en la barra de estado (la que se encuentra en la parte inferior del navegador) no coincide con la del link que aparece en el cuerpo del mensaje
  • El dominio del correo origen no coincide con el del servicio que conocemos (por ejemplo, un correo de banamex dice clientes@cuentasbanamex.com en lugar de clientes@banamex.com)
  • Normalmente utilizan el miedo (desactivaremos su cuenta o bien le cobraremos X cantidad por hacer caso omiso) para incitarnos a visitar el link que proporcionan.

En este blog de e-set (un conocido antivirus) dan unos consejos más técnicos para identificar un correo de estafa.

4. Cadenas (correo y redes sociales)

Las cadenas son correos y entradas en redes sociales normalmente con mensajitos de todo tipo (presentaciones vistosas, pensamientos y demás trivialidades) que normalmente vienen acompañados de la frase “envía esto a tus contactos” en muchas derivaciones. Que si el fin del mundo, que si el servicio dejará de ser gratuito, que si no lo haces morirá tu tía. El objetivo de esta estafa es obtener cuentas de correo electrónico o perfiles de redes sociales o likes para fines de mercadotecnia, publicidad o más engaños.

Esta es la costumbre más difícil de combatir de todas. ¿Quién se resiste a la tentación de “ayudar a encontrar una niña”, “reenviar este hermoso mensaje” o bien “evitar la mala suerte” reenviando presentaciones, imágenes, pensamientos o presagios del fin del mundo (como el recientemente aparecido en Facebook de que la NASA dice, sin fuentes por supuesto, que habrá 3 días de oscuridad)?. Tenemos que ser conscientes de que cuando hacemos esto, nos ponemos en riesgo nosotros y a nuestros contactos, porque revelamos información sensible a personas que ni conocemos ni sabemos qué intenciones tengan. Y lo peor, somos agentes de la delincuencia (o del marketing) de forma innecesaria. Creéme, romper una cadena no te dará 10 años de mala suerte ni se morirá nadie de tu familia por eso, y ayudarás a asegurarnos que las estafas de la red no lleguen a más víctimas.

Espero que estos consejos sean útiles.

Cyberbullying, qué es y sus consecuencias en los jóvenes

¿Sabías que en México, la publicación de videos o fotos de peleas entre alumnos de secundaria ya es una práctica común en 2 de cada 10 alumnos de secundaria? ¿Que el 4% de los niños y adolescentes mexicanos dijo haber sido objeto del ciberbullying en 2010 a través de Internet, mientras que vía celular la cifra fue del 7%? ¿Y que estas cifras han aumentado otro 7% en sólo 2 años?

El ciberacoso (cyberbullying) se está convirtiendo rápidamente en una costumbre que está permeando en chicos de todas las edades en México. Se define el ciberacoso como el uso de medios como Internet, telefonía móvil y videojuegos para ejercer un acoso psicológico sobre la persona atacada. En este caso, no hablamos de adultos que intervengan ni de acoso sexual. Es una extensión del acoso (bullying) pero por medios electrónicos.

Las cifras en México del acoso escolar resultan bastante escandalosas. En 2011, 7.5 millones de niños sufrieron abuso escolar de algún tipo, cerca del 40% de la matrícula. En cuanto al  cyberbulling estamos hablando de cerca de 1 millon de alumnos acosados por este medio. El acoso ha sido permitido en las escuelas por generaciones en México, y nuestra sociedad es responsable por una conducta generalizada de discriminación y maltrato. Internet nuevamente es un medio, que utilizado en su peor perversión, ayuda a discriminar, fustigar y denostar a miles de niños de todas las edades por medio del uso irresponsable de las redes sociales, correo electrónico y telefonía celular.

Como padres, somos los más responsables de esta escandalosa realidad. Al no supervisar debidamente el comportamiento de nuestros hijos en la red, estamos haciendo crecer una práctica que ha provocado verdaderas desgracias en los afectados. Esta es una de las tantas razones por las que los padres deben involucrarse en las nuevas tecnologías y en el uso que los hijos dan a las mismas.

Si desean conocer más acerca de este fenómeno y obtener más información, consejos y demás, les comparto esta excelente página para que nos vayamos educando en este tema y podamos dar respuesta en nuestros entornos para ir acabando con este cáncer social.

http://www.ciberbullying.com/cyberbullying